camisa blanca de mi esperanza

18 junio 2007

Euskadi, camisa blanca de mi esperanza


Perdonarme el letargo, es que he estado pensando.
No voy en cualquier caso a contaros algo que no sepáis.
Ahora que ETA amenaza de nuevo concluimos lo siguiente:
—La banda terrorista sólo dejará las armas a cambio de la independencia.
—Como el 50% de los vascos no quiere la independencia esta condición es absolutamente inviable, por lo que el fin de ETA sólo puede darse por medio de mecanismos policiales.
—Como ETA es la cúpula de un movimiento social considerable, y en democracia las ideologías no han de ser delito, sólo se podrá dar el fin del sustrato social de la violencia por medio del tiempo y la asimilación propia de su hipocresía.
—Cabe esperar que el aumento de la calidad de vida, el progreso y el desarrollo económico desbanquen los ánimos de independencia en el próximo siglo.
—Cabe esperar asimismo que en el próximo siglo España sea una república y federación, circunstancia que por otro lado no se verá reflejada en un aumento de los derechos sociales.
—La posibilidad de conseguir la independencia es inversamente proporcional a la violencia.

Estos dos meses de reflexión me han servido, no obstante, para idear una solución al problema vasco: Cambiemos de nombre a España y llamémosla Euskadi. Se cambia la bandera por la Ikurriña. La capital del país que sea Gasteiz y el presidente el Lendakari.
Y así todos los patriotas contentos.

1 Comments:

Blogger Stupor Mundi dijo...

Eres un iluminado. Me ha parecido extrañamente lógico, no eres tú. Ojalá Otegi y la caverna con Fede y Maricomplejines a la cabeza te leyeran.
Echo de menos tu locura. Sigo leyendo...

21:57  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home